Una prioridad para la FAO

Establecer un sistema de alertas tempranas es una de las líneas prioritarias de la FAO en la medida en que pueda contribuir a salvar vidas, proteger las condiciones de vida y mejorar la seguridad alimentaria. La incidencia de enfermedades y plagas en la agricultura es uno de los factores de riesgo más comunes en los países en vías de desarrollo, y pueden, de no tomarse medidas a tiempo, suponer una crisis alimentaria. De modo que la FAO busca observar y reconocer amenazas de este tipo, sí, pero a la vez garantizar una respuesta rápida y eficiente.

El picudo rojo es sólo una muestra de hasta qué punto se hace necesario un control más exhaustivo de los cultivos. En la reunión de marzo en la FAO, científicos, expertos en plagas, responsables políticos, y representantes de organizaciones campesinas centraban la discusión en torno a cómo contener la plaga, buscando soluciones comunes -multidisciplinarias y multirregionales- aplicables en todos los territorios afectados. El uso de drones para la teledetección, perros e incluso micrófonos que detecten la actividad de las larvas son algunas de las medidas de detección, mientras que se combaten las palmeras infectadas con trampas de feromonas, insecticidas y bioplaguicidas. "Podemos erradicar el picudo rojo de una vez por todas" con las tecnologías existentes, aseguraba José Graziano da Silva, Director General de la FAO, anticipando la reunión de alto nivel que deberá dar paso a una estrategia global para combatir la plaga. Mientras, las regiones afectadas a lo largo del globo contienen el aliento. La supervivencia de las palmeras y de sus productos derivados en más de 60 países depende de ello.

Escribir comentario

Comentarios: 0