Las bacterias fitopatógenas en Solanáceas causantes severas de daños

compra la revista haciendo click aquí

Por José Gpe. Gómez Brindis

agmoderna@gmail.com

 

Es probable que las bacterias constituyan el segundo agente fitopatógeno en importancia, luego de los hongos, tomando en cuenta el número y gravedad de las enfermedades que producen en las hortalizas. Estas pueden ser consideradas como los organismos más pequeños capaces de desarrollarse independientemente, a diferencia de los virus.

En la actualidad se reconocen alrededor de 60 especies de bacterias causantes de enfermedades en plantas, que incluyen aproximadamente 300 subespecies y patovares, las más comunes en los campos de producción de Solanáceas en el país –siendo el tomate y los chiles los cultivos más importantes–, ya sean a cielo abierto o en invernadero son:

Mancha bacteriana, Xanthomonas axonopodis pv. vesicatoria (chile, tomate); Peca baceteriana, Pseudomonas syringae pv. tomato (tomate); Necrosis medular, Pseudomonas corrugata (chile y tomate); Ojo rosa, Pseudomonas fluorescens (papa); Cáncer bacteriano, Clavibacter michiganensis subsp. michiganensis (tomate, chile); Pudrición anular, Clavibacter michiganensis subsp. sepedonicus (papa); Marchitez bacteriana, Ralstonia solanacearum (chile, tomate, papa y berenjena); Pudrición blanda, Pectobacterium caratovorum subsp. carotovorum (chile, tomate, papa); Pierna negra, Pectobacterium caratovorum subsp. atrosepticum (papa), y Zebra chip, Candidatus Liberibacter solanacearum (papa, tomate, chile), entre otras.

 

Vía de entrada

• Heridas

“Las heridas pueden ser aéreas o subterráneas y ocurren por la acción de insectos, que también se desempeñan como vectores en forma activa o pasiva, como es el caso de aves; los factores físicos del ambiente como viento, frío (heladas), granizo. Partículas abrasivas del suelo se reportan como factores importantes que causan heridas en plantas proporcionando la entrada de bacterias; y el hombre, durante el manejo del cultivo, cosecha y almacenamiento”, señaló el Dr. Leopold Fucikovsky Zak, investigador del Colegio de Postgraduados, Campus Montecillo.

Un amplio rango de bacterias tienen capacidad de infectar a través de heridas„ se considera que esta vía de entrada es la más obvia y en la que se requiere menor concentración bacteriana para que ocurra una enfermedad. Varias especies de Pectobacterium, principalmente del grupo carotovora, y Pseudomonas spp. que causan pudriciones blandas utilizan esta vía.

• Aberturas naturales

Estas representan también importante vía de entrada para las bacterias fitopatogenas, incluyen estomas, hidátodos, lenticelas y partes de la inflorescencia como nectarios y estigmas. Algunas son sitios de entrada común para un amplio rango de bacterias, mientras que otras son sitios de infección más específicos y especializados. Por ejemplo, los estomas representan la vía de entrada más común para las bacterias que causan manchas foliares, como es el caso de gran cantidad de patovares de Pseudomonas syringae.

Los hidátodos, los cuales se conectan con los vasos del xilema, son importantes para bacterias que son capaces de migrar al sistema vascular, como es el caso del género Xanthomonas del grupo amylovora. Las lenticelas son vía de entrada en tallos leñosos o herbáceos y órganos subterráneos, por lo que es importante para bacterias patógenas de rizósfera como Ralstonia solanacearum y Pectobacterium del grupo caratovora, entre otras.

 

Factores de virulencia

“Una vez que las bacterias invaden el tejido del hospedante, se multiplican y ocurre virulencia, las bacterias fitopatógenas producen gran cantidad de sustancias o macromoléculas que intervienen directa e indirectamente en la patogénesis como las toxinas, fitohormonas (citosina, auxinas y etileno), exoenzimas, exopolisacaridos (alginatos, levanas, xanthanas, galactanas) y otros antimetabolitos. Durante la patogénesis, una bacteria produce una o más factores de virulencia”, apuntó.

 

Síntomas

En general, las bacterias fitopatógenos –precisó el investigador– inducen síntomas de marchitez, manchas foliares, tizones, pudriciones blandas, hipertrofias y malformaciones.

• Marchitez

Este síntoma es inducido por el bloqueo del sistema de conducción de agua en las plantas por la presencia física de la masa bacteriana, y primordialmente por la producción de exopolisacaridos o toxinas que interfieren con la permeabilidad de la membrana celular. La infección celular no necesariamente resulta en una marchitez, ya que también puede desarrollarse en achaparramiento o amarillamiento. Dentro de las bacterias que inducen marchitez destacan: Clavibacter michiganesis subsp. michiganensis, y subsp. atrosepticum, en tomate y papa, respectivamente, y Ralsltonia solaneacearum en un amplio rango de hospedantes.

• Manchas anchas foliares y tizones

Son los síntomas más comunes para bacterias en hojas, tallos y frutos. Las manchas foliares pueden ser individuales o coaleser causando tizones. Las áreas necróticas están rodeadas por un halo clorótico por la difusión de una toxina. Gran cantidad de aislamientos de Pseudomonas y Xanthomonas están asociadas a este síntoma.

Escribir comentario

Comentarios: 0