Se pronostican 2.1 MT en 2011/12 El tomate, un éxito hortícola del país

 

En el país el cultivo del tomate tiene una trascendencia social y económica muy importante, puesto que una parte considerable de la población económicamente activa se encuentra relacionada directa o indirectamente con esta solanácea. Es una gran fuente de empleo, para un gran  número de familias en el territorio nacional. Además, es la hortaliza más destacada en numerosos países, su popularidad aumenta constantemente cada año.

Escasos productos hortícolas permiten tal diversidad de usos como el tomate. Se puede servir crudo, cocido, estofado, frito, encurtido, como una salsa o en combinación con otros alimentos. Se puede usar como ingrediente en la cocina y puede ser procesado industrialmente entero o como pasta, jugo, polvo, entre otros.

Los tomates son una de las muchas plantas nativas de México que se han convertido en elementos esenciales en la cocina de muchos países. México es el décimo mayor productor de tomate en el mundo, después de China, EE.UU., India, Turquía, Egipto, Italia, Irán, Brasil y España. El consumo nacional de tomates fluctúa en las 500,000 toneladas al año, dependiendo del nivel de las exportaciones y también es sensible a los precios que pueden conducir a cambios susceptibles en la demanda.

Para la temporada de producción 2011/12 se pronostica cosechar 2.1 millones de toneladas de tomate (MT). En 2010/11 se estima en 1.81 MT debido a las heladas de febrero que dañaron a Sinaloa. La exportación de tomate en 2010/11 podría ser inferior a 1.51 MT. La producción bajo agricultura protegida se está expandiendo en todo el país para varios productos hortícolas, entre ellos el tomate

 

Mercado de exportación

La exportación de tomate representa para nuestro país una importante fuente de divisas, al ser ubicado como el tercer país exportador de este producto en el mundo. Esta solanácea representa el 41% del total de las exportaciones agrícolas, las cuales, el 22% son exclusivamente tomates. La exportación de tomate (de enero a abril de 2010) le generó a la nación divisas por un monto de 834 millones de dólares en 2010, con un alza anualizada de 44.7%.

Su exportación se ha consolidado como el principal caso de éxito de la agricultura mexicana de exportación, no sólo en cuanto al monto que involucran; también por el grado de tecnología que emplean las empresas nacionales. Las exportaciones de tomates superan a las ventas externas conjuntas de aguacate, cítricos, mangos y plátanos, que ya de por sí son casos de éxito.

El país lidera holgadamente el ranking de proveedores de tomates frescos para Estados Unidos con un 80.19% de participación en su estructura importadora, en un segundo lugar se ubica la producción canadiense con 18.20% de participación. A distancia les siguen en importancia Holanda, Guatemala y República Dominicana, entres otros, los que en su conjunto no superan el 2% de participación.

Las importaciones de Estados Unidos de tomates frescos llegó a casi 1.5 millones de toneladas en 2010. México y Canadá, en ese orden, fueron las principales fuentes. Las importaciones de México aumentaron a US $ 1.1 mil millones en 2009, mientras que las importaciones canadienses aumentaron a $ 255.5 millones (Cuadro 1).

 

Cuadro 1. EEUU. Valor de las importaciones de algunos países y el mundo, 2008-10 ($ 1,000)   

Producto

Canadá

México

Guatemala

Perú

Chile

lands

Otros

Mundo

Tomates

269,195

1,142,724

1,502

0

82

10,991

6,910

1,431,405

 

255,513

1,125,525

3,981

0

0

12,500

6,053

1,403,573

 

293,775

1,487,397

7,385

0

0

3,400

6,267

1,798,223

Fuente: Vegetables and Melons Yearbook Data/#89011 /May 19, 2011

Los tomates importados por orden de importancia son: roma, malla sombra, redondos (bolas), uvas/cherry.

 

En la Unión Americana las importaciones de tomates provienen básicamente de Canadá y México. La participación de México en las importaciones de tomate de Estados Unidos ha aumentado rápidamente desde el 2000, debido a su bajo costo. Los tomates mexicanos son menos costosos para los compradores estadounidenses que sus homólogos holandeses y canadienses, debido a la tasa de mano de obra barata, menores costos de transporte, y sus modernos sistemas de cultivo y empaque.

El Acuerdo de Suspensión de tomate entre México y los Estados Unidos, firmado el 4 de diciembre de 2002, vinculado a los exportadores de tomate a un precio acordado de referencia. El precio de referencia de verano (1 julio a 22 octubre) es de 17.2 centavos de dólar por libra, y el de invierno (23 de octubre 30 de junio) es 21.69 centavos por libra. De acuerdo con los productores, los precios del tomate para 2010/11 estuvieron por encima de los precios de referencia.

En los últimos años, la producción de tomate de invernadero de Estados Unidos y Canadá ha comenzado a estabilizarse, y el nicho se vuelve más convencional, los primeros han comenzado a disminuir. Se estima que el 90% de la producción canadiense de tomates es de invernadero. En México, siguen aumentando los tomates de invernadero con un crecimiento anual en su producción total del 8%.

 

Movimiento en las superficies

La superficie total sembrada de tomates ha venido disminuyendo constantemente. En 1990, fue de 85,500 hectáreas. En 2000, la superficie fue de 75,800 ha. En 2011, se espera concluir en 57,300. El tomate que producen estados como Sinaloa y Baja California está pasando de campo abierto a la agricultura protegida. Además, algunos nuevos proyectos, por ejemplo, en Querétaro, Oaxaca y otras entidades están apoyados por el gobierno federal.

La helada de febrero 2011 dañó alrededor de 30 a 40% de la superficie sembrada y, como resultado, el área cosechada fue de 48,650 hectáreas (alrededor de 6,770 fueron dañadas en Sinaloa). El tomate tipo roma o saladette representa más del 57% de la producción de tomate mexicano, pero además se producen tipo bola, así como especialidades (racimo, cherry, uva, pera, entre otros).

El rendimiento puede variar dependiendo de las condiciones e insumos de producción. Los rendimientos han pasado de 23 ton/ha en 1990 a 28 en 2000 y se espera llegar a 40 en 2011. Baja California y Sinaloa en general son los productores con más altos rendimientos de tomate fresco, alrededor de 45 ton/ha o más, debido en gran parte a sus programas de control de plagas y enfermedades.

En otras zonas de México, los productores tienen un menor rendimiento promedio de 20 a 30 ton/ha. Esto es atribuible a un uso menos intensivo de insumos. En agricultura protegida (invernadero/casa sombra) los rendimientos varían significativamente entre los productores, nivel de tecnología utilizada, variedad y entidad. Estos van desde 150 a 200 ton/ha, en Canadá y Estados Unidos alcanzan rendimientos de hasta 450 ton/ha, así que en el país todavía hay mucho que hacer al respecto.

El cultivo en invernaderos de tomates presenta un mayor rendimiento, pero también requiere más inversión de capital e insumos más costosos, mano de obra, fertilizantes y pesticidas. El cultivo a campo abierto de tomate en Sinaloa y Baja California tiene costos aproximados entre 3,800 y 6,000 dólares por hectárea. La producción de tomate bajo invernadero y/o casa sombra puede costar hasta 22,000 dólares/ha. Los costos asociados con muchos insumos importados (agroquímicos, semillas y fertilizantes) son altos, y también dependen del tipo de cambio peso/dólar.

En campo abierto, las zonas de producción de tomate han mostrado una tendencia a disminuir debido a problemas de plagas, heladas, altos costos de producción, cambios en los precios internacionales y los tipos de cambio, y la disponibilidad limitada de agua. La disminución en el área de campo abierto es más evidente en estados como Sinaloa, Baja California y Jalisco, pero este es un fenómeno que se esta generalizando en todo el país.

Además, los pequeños productores de campo abierto han cambiado a otros productos como el maíz y el frijol en busca de mejores rendimientos financieros. También ha habido un cambio gradual de la producción de tomate a campo abierto a la producción protegida. Las mayores operaciones se concentran en Sinaloa, Baja California y Jalisco, pero también en Colima, México, Hidalgo, Michoacán, Querétaro, San Luis Potosí, Sonora y Zacatecas, entre otros estados. Según fuentes de esta industria, hay más de 4,000 ha de agricultura protegida dedicadas a la producción de tomate en todo el país.

La agricultura protegida en México está creciendo a un ritmo del 15% al año, ya que los productores son cada vez más conscientes de los beneficios en la producción, calidad, control de plagas, reducción del riesgo y la exposición a cambios climáticos. Por otra parte, hay un crecimiento en la agricultura protegida con el apoyo del gobierno federal en las zonas rurales y más pobres como una forma de desarrollo social.

Escribir comentario

Comentarios: 0